Robots sirviendo copas en un club nocturno de San Francisco

Lo de los robots sirviendo comidas lo hemos visto ya en varias ocasiones. No hace mucho vimos a los robots samuráis del restaurante de Bangkok y en otra ocasión vimos unos cuantos robots dedicados a la cocina. Algunos de ellos sirviéndola.

Sin embargo no es tan habitual encontrar robots que dominen el arte de echar unos vinos o un tirito de whiskey.

Pero si queréis ver este tipo de robots de “mala vida” no tenéis más que ir el año que viene a San Francisco y asistir a la Barbot dentro de los eventos que se celebran en la Robogames de cada año.

Barbot en la Robogames

Barbot en la Robogames

En la Barbot podrás ver desde robots camareros que se mueven entre la multitud del local y conversan con los clientes mientras les sirven un coctel, hasta robots que preparan todo tipo de combinados como si de un barman profesional se tratara.

Podrás también escuchar canciones graciosas y otras creadas por músicos especialmente dedicados a música robótica.

La Barbot es todo un espectáculo de lo más geek donde una de las principales atracciones es Barnold, un robot que después de prepararte un Jack Daniels perfecto sin derramar ni una gota te lanza el vaso desde una punta de la barra a la otra para que tú lo recojas y te lo bebas.

El vídeo a continuación es un corte que apareció en una televisión local donde muestran el ambiente en el garito de este año.

Ambientazo ¿no?

Solo echo en falta a nuestro amigo equilibrista del otro día paseando una bandeja de chupitos de tequila.

Y ya sabes que si quieres comprar un robot u otro artículo robótico puedes pasar por la sección de compras de robots de Robotica Street.

Y recuerda que si no encuentras lo que buscas puedes volver más tarde ya que las listas se actualizan constantemente.


Comprar Robots


¿Te ha gustado? Ayúdame a promocionar la robótica compartiéndolo con tus amigos. Haz clic en el botón de me gusta de Facebook o al de Retweet de Twitter. Gracias por la ayuda.

2 comentarios

  1. Menuda party!… La pena es que no hay demasiadas chatís.

    • Alguna se ve pero efectivamente, no hay muchas. ¿Será que hay más hombres aficionados a los robots o tendrá más que ver con la afición a la bebida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *